Terapias: Reiki

REIKI es una técnica con más de 5.000 años de antigüedad que fue sistematizada en el año 1.908 por el Doctor Mikao Usui y desde el año 1.980 está reconocida por la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS).

REIKI, palabra de origen japonés, significa Energía Vital Universal: la sílaba REI significa Universal (la energía que nos rodea y engloba a toda la Creación) y KI (la porción de energía que cada individuo posee durante su vida).

REIKI actúa a todos los niveles: físico, mental y emocional. Actúa sobre los aparatos y sistemas físicos: Esqueleto, Columna Vertebral, Sistema Nervioso, Circulatorio, Digestivo, Respiratorio, Endocrino, Linfático, Locomotor, Inmunológico, Piel, etc.

REIKI es compatible con cualquier terapia o tratamiento, pues actúa potenciando su efecto, permitiendo reducir las dosis de medicamentos y reduciendo los plazos habituales de restauración de la salud o mejorando la calidad de vida de quien recibe las sesiones de Reiki.

En la actualidad se aplica de forma habitual y con éxito en clínicas y hospitales de diferentes ciudades españolas, donde médicos, enfermeras y personal sanitario aplican Reiki además del tratamiento habitual. En otros países, con mayor trayectoria y aplicación, como son Alemania, Suiza, Inglaterra, Japón y EEUU la práctica del Reiki está incluida dentro del sistema sanitario de seguridad social y dentro del sistema sanitario privado como una opción más, aplicable por sí misma o como complemento a otros tratamientos.

¿Por qué te será útil aprender Reiki o recibir terapia de Reiki?

  1. Es aconsejable para particulares y para terapeutas (médicos, masajistas, naturópatas, homeópatas, acupuntores,…).
  2. Gracias a la Física Cuántica, y a su precursor, Albert Einstein, hoy en día sabemos que toda la realidad física que nos envuelve está constituída por energía, de tal manera que todo objeto animado (animales, plantas, ser humano…) e inanimado (minerales, planetas, astros…) están formados por energía, y en consecuencia, todo objeto al aproximarse a otro produce una determinada influencia en su campo energético. Con el Reiki aprenderás a ejercer una influencia energética positiva sobre tí mismo y sobre los demás.
  3. Es una técnica segura, sin efectos secundarios, sin contraindicaciones.
  4. Es compatible con cualquier terapia o tratamiento.
  5. Está al alcance de todos. Todo el mundo puede aprender Reiki, incluido niños, ancianos y enfermos.
  6. No se requiere de ningún conocimiento previo para su aprendizaje.
  7. El Reiki energiza y no desgasta al practicante, pues la energía que se cede a la otra persona es la que se absorbe y canaliza del planeta. A mayor número de sesiones a uno mismo y a losdemás, más vigoroso se encuentra el practicante de Reiki. Característica muy útil también en la vida privada, donde dejaremos de ser “absorbidos-desgastados” por los demás.
  8. Podrás aplicar Reiki a personas, animales, plantas y objetos.
  9. Aprenderás a ver el aura (campo bioenergético humano) con tus propios ojos.
  10. Aprenderás a detectar los chakras (centros energéticos humanos) con tus propias manos.

Y mucho más…

Los grados o niveles de Reiki:

Aprender a canalizar la energía Reiki requiere indispensablemente un período progresivo de aprendizaje y acomodación a la cantidad de energía que se canalizará a través del nuevo practicante de Reiki. De igual modo que una bombilla de 220v no puede conectarse a la red eléctrica a una potencia superior, por ejemplo, 400v ni a 800v ni a 2000v… una persona normal no puede canalizar totalmente lo que el Reiki supone en caudal de energía pues le causaría muchos trastornos físicos, emocionales y mentales antes de lograr acostumbrarse: sería el equivalente a un cortocircuito eléctrico.

Por estos motivos, y para sistematizar el contenido teórico y las aplicaciones prácticas de la técnica, el aprendizaje de Reiki está organizado en cuatro niveles, a saber:
– Nivel Primero,
– Nivel Segundo,
– Nivel Tercero,
– y Nivel Maestría.

Asimismo, en el aprendizaje de Reiki, el Maestro responsable debe sobreponerse al ímpetu y prisas por experimentar más por parte del Alumno y hacerle respetar unos plazos mínimos de tiempo entre el aprendizaje de un nivel y el siguiente, estos intervalos de tiempo son:

 3 meses entre el nivel Primero y el Segundo;
 6 meses entre el nivel Segundo y el Tercero;
y 12 meses entre el nivel Tercero y el nivel de Maestría.

Cada nivel de Reiki incluye tres aspectos significativos:

  • Formación teórica: aproximadamente 10 horas lectivas por cada uno de los niveles Primero, Segundo y Tercero; y unas 30 horas lectivas en el nivel Maestría.
  • Formación práctica: aproximadamente 25 horas de prácticas por cada uno de los niveles Primero, Segundo y Tercero; y unas 50 horas prácticas en el nivel Maestría, así como un año de seguimiento continuado con el Maestro tutor y asesoramiento vitalicio.
  • Activación-Sintonización-Iniciación energética por parte de un Maestro capacitado.

La técnica Reiki sólo funciona si se efectúa una activación-sintonización-iniciación por parte de un Maestro capacitado para ello: no puede ser aprendida ni estudiada únicamente desde un punto de vista académico formal. Sólo por medio de esa activación-sintonización-iniciación la energía Reiki realmente podrá fluir en el alumno y ser canalizada abundantemente por él mismo, puesto que se requiere una concreta ceremonia de activación y “puesta en marcha” de los centros y circuitos energéticos del alumno aspirante a practicante. En cada nivel de Reiki, como ya se indicó, se activan los centros y circuitos del alumno en mayor grado, proporcionalmente al nivel que se está aprendiendo, en la misma medida que va asimilando y aceptando el progresivo aumento de caudal en la canalización de energía.

Todo ser vivo canaliza energía habitualmente, pero lo hace a niveles bajos, de autoconsumo y en autosuficiencia. Todo el mundo, absolutamente todo el mundo, inconscientemente absorbemos y canalizamos energía del exterior hacia nosotros mismos y los excedentes, si los hay, los cedemos a las personas, animales, plantas y objetos que nos rodean. Existen personas que tienen un “don” de nacimiento que les permite recoger, absorber y canalizar más energía; este aspecto tiene una explicación empírica y no metafísica: su centro energético o chakra corona posee un diámetro mayor a la media y por tanto ese “embudo” mayor capta más cantidad de energía que el resto de personas, permitiéndole al sujeto en cuestión ceder sus excedentes a los demás.

Quien no está iniciado-sintonizado en Reiki posee una capacidad de absorción o canalización de energía que varía según diferentes factores o variables: estado de salud, edad, hábitos de sueño, de alimentación, prácticas meditativas, etc. Y esta capacidad variará a lo largo de su vida en función de cómo estas variables se encuentren en cada momento.

Ahora bien, quien está iniciado-sintonizado en Reiki, además de los factores enumerados anteriormente, se le añadirá un nuevo y abundante caudal de canalización proporcional a cada nivel de aprendizaje de Reiki, y este excepcional nuevo caudal lo mantendrá de por vida, sí, he escrito bien, lo mantendrá de por vida. De tal manera que su capacidad de canalización siempre será abundante y elevada, eso sí, pudiéndosele sumar los beneficios que aportan , evidentemente, una buena alimentación, dormir bien, meditar, pasear, etc. pero siempre partiendo de un mínimo de canalización propio al nivel iniciado-sintonizado de Reiki.

Si comparamos la energía que canaliza una persona normal y una persona iniciada-sintonizada en Reiki mediante personas sensitivas que perciben visualmente el campo energético humano o Aura, así como mediante la realización de fotografías de esta Aura por medio de equipos especializados, como lo es la cámara Kirlian, la comparativa sería:

a) Una persona no sintonizada en Reiki diremos que tiene un caudal de energía de valor “x”.

b) Alumno de Reiki nivel Primero: unas cien veces el caudal de energía respecto a alguien que no está iniciado en Reiki, siguiendo la fórmula, su caudal será de “100x”, es decir, cien veces el caudal normal de un individuo no iniciado en Reiki.

c) Alumno de Reiki nivel Segundo: unas cinco veces el caudal de un alumno de Primero, por tanto, su caudal será de “500x”, es decir, unas quinientas veces el caudal de un individuo no iniciado en Reiki.

d) Alumno de Reiki nivel Tercero: unas quince veces el caudal de un alumno de Segundo, lo que le supondrá un caudal de “7.500x”, es decir, unas siete mil quinientas veces el caudal de un individuo no iniciado en Reiki. Además, una vez se alcanza el nivel Tercero de Reiki, este caudal continúa ampliándose en la medida que se practica y aplica el Reiki en terapia a terceros y/o a uno mismo.

e) Nivel Maestría: se canaliza más energía que un alumno de Tercero, aunque no está calculada la diferencia; ahora bien, la virtud del Maestro en Reiki es aprender la técnica y el método que permiten activar-sintonizar-iniciar a los alumnos y a otros futuros maestros.

Este exponencial incremento en la capacidad de canalización de energía se evidencia en todas las personas sintonizadas por mí hasta la fecha, y todos, absolutamente todos, incluso aquellos que “a priori” canalizaban más energía, como son los “sanadores de nacimiento”, practicantes de Yoga, Taichi, Chi Kung, entre otros, todos ellos vieron incrementados notablemente y “milagrosamente” su capacidad energética para su asombro y posterior disfrute.

El proceso de “acostumbrarse” y acomodar el cuerpo al flujo energético de cada nivel es el siguiente:

1. Nivel Primero: Se produce una limpieza del cuerpo físico del Alumno, es como desatascar cañerías viejas y oxidadas.

2. Nivel Segundo: Se produce una limpieza a nivel emocional y mental del Alumno (cuerposemocional y mental). Así mismo, se aprenden unas técnicas para aplicar reiki a distancia, rompiendo las limitaciones del espacio y del tiempo: se puede enviar Reiki a personas que no están ante el practicante-alumno de Reiki y también puede enviarse Reiki hacia vivencias del pasado, o bien, enviar energía Reiki al futuro hacia algún evento o circunstancia que lo requiera.

3. Nivel Tercero: Se produce una limpieza a nivel espiritual del Alumno (cuerpo astral), asimismo, este nivel aporta al Alumno el premio al proceso realizado de limpieza y transformación experimentada desde el inicio del primer nivel. Este nivel también se denomina de “Maestría Interior” pues el flujo de energía Reiki que se canaliza hacia los demás iguala al nivel de Maestría, y la única diferencia entre ambos radica en que el Maestro aprenderá unas técnicas y métodos para activar a otras personas como Alumnos y posibles futuros maestros.

4. Nivel Maestría: Supone una consolidación en el desarrollo espiritual de toda persona. No implica la necesidad de dedicarse a la enseñanza reiki. El Maestro Reiki debe transmitirlo tal y como se lo enseñaron, para mantener la tradición, sin hacer opiniones o añadir otros aspectos culturales, sociales, políticos, filosóficos o religiosos a la enseñanza Reiki, pues Reiki armoniza con todos los credos y pensamientos, es más, consolida las creencias y experiencias de cada individuo en su singularidad. Se requiere para ser Maestro de Reiki un auténtico compromiso, comprensión y vivencia de los principios y valores universales y éticos del Reiki, así como respeto y amor hacia toda forma de vida.

Consideraciones finales:

La necesidad de ser activado-sintonizado-iniciado por un Maestro para quedar capacitado como alumno-practicante de Reiki pudiera parecer algo “mágico“, propio de ciencia ficción o de una época antigua de castillos medievales, cuevas, magos y hechizos… pues no, es algo que millones de personas vivencian cada año como pacientes, como alumnos, como maestros… personas de todas las clases sociales, de todos los niveles de formación académica, de todo tipo de pensamiento religioso y filosófico… todos, absolutamente todos, dan fe y atestiguan en primera persona la verdad de esta activación-sintonización-iniciación.

Somos energía, estamos constituidos por pura energía, toda nuestra materia física es una forma desacelerada y densa de esa energía; a estas alturas no debieras dudarlo… es una cuestión probada por los científicos hace mucho tiempo… Y bien, como energía que somos, como campo de energía que vibra, se expande, se contrae… como seres vivos que somos… ¿podría existir un método según el cual un Maestro de Reiki capacitado pueda ejercer una acción energética concreta sobre un Alumno que modifique permanentemente su campo energético? La respuesta es SÍ.

Cuando yo me inicié en Reiki no creía que el concepto de iniciación-sintonización-activación fuese posible… me inicié por un acto de fe y confianza en la amistad hacia mi Maestra, ahora bien, lo hice con el mayor de los escepticismos… Y sí, el cambio se produjo… para mi sorpresa… el cambio sucedió… empecé a notar cómo de mis dos manos fluía energía hacia afuera, cómo entraba energía por mi chakra corona… pude palpar las diferentes capas del aura y los centros energéticos de mis compañeros de curso…

Sí, ante mí, para mi mayor sorpresa, había un método llamado Reiki que activaba en el alumno unas capacidades que le permitían tocar y sentir “algo” sutil, situado a unos centímetros por encima del cuerpo físico propio y de los demás que se extendía por más de un metro de radio… Y lo más impresionante aún, esos otros cuerpos y órganos sutiles y energéticos siempre habían estado ahí, y ahora eran accesibles…

Este escepticismo, que incluso me gusta, de parte de los nuevos alumnos, queda superado, cuando reciben la sintonización-iniciación-activación de Reiki; y para sorpresa de ellos, los escépticos, y también para sorpresa de quienes “creían” o “sabían” previamente porque habían leído sobre ello o lo habían escuchado… todos, absolutamente todos, desarrollan unas nuevas capacidades que les conducen a conocerse mejor, a saber que son algo más que un cuerpo físico, a sentir esas energías, a palpar por sí mismos esos “órganos” sutiles denominados chakras, a poder mejorar su propia vida y la de los demásmediante su imposición de manos y canalización-transmisión de energía…

El Reiki está extendiéndose, afortunadamente, a nivel mundial a un ritmo acelerado, cambiando la vida, la consciencia y los conceptos antiguos a millones de personas; y el ritmo es imparable. Doce años atrás, cuando hablaba a los demás de Reiki les parecía algo raro, mágico incluso, esotérico… sí, mientras aquí en España la gente lo veía como algo oscuro y esotérico, en otros lugares, y no hablemos de Japón desde el 1.908, como Alemania, Inglaterra, Suiza y Estados Unidos, estaba incluído el Reiki dentro de la práctica sanitaria privada y pública; mientras en España la gente se debatía sobre su utilidad y su posible oscurantismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había reconocido en el año 1.980 la validez de la práctica del Reiki.

Por suerte los tiempos cambian y cada vez lo hacen más rápida y fácilmente, aspecto muy de agradecer para quienes sabemos de la bondad y virtud de las técnicas naturales y alternativas.

Reiki es una técnica de curación-sanación, pero también de prevención. No sólo se debe recibir Reiki cuando se está enfermo, sino que también se puede recibir para afianzar la salud. El alumno-practicante iniciado-activado en Reiki canaliza inconscientemente en todo momento del día un gran caudal de energía hacia las personas que le rodean y a hacia sí mismo; y cuando además pone la intencionalidad de aplicar-canalizar energía… entonces ese caudal aún se amplía más y más…

¿Necesita más información?

Escríbanos y contactamos rápidamente

O si lo desea puede acceder a nuestros datos de contacto:

Contáctenos

Nuestos profesionales en esta terapia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: