Ha pensado Alguna vez en un remedio a males como: acúfenos, parkinson, ciertos eccemas, esclerosis en placa etc sin efectos secundarios como ulcera.
Samuel Hahnemann (1755-1835), médico alemán descubrió la eficacia curativa en dosis infinitesimales. Descubrió que la misma sustancia que a dosis altas provoca ciertos síntomas, tomada en dosis muy ,muy pequeñas (o sea, diluida, infinitesimalmente en agua),¡los cura!.
Antes se usaba quinina para curar fiebres. Él , que estaba sano lo probó, ¡y vio que le provocaba fiebres! Y estableció así el principio de la similitud. Una picadura de avispa provoca hinchazón ¿no? Pues ese veneno (apis), en dosis diluidas, cura inflamaciones.
La homeopatía trata al paciente como un todo psique y cuerpo van juntos.
Los antibióticos matan la vida: matan microbios, sí ¡pero también debilitan tu inmunidad!. Una vacuna te inmuniza específicamente ante una sola enfermedad concreta. La homeopatía, en cambio repara integralmente tus fragilidades inmunitarias.
Son sustancias muy diversas de los reinos animales, vegetal y mineral. Con ellas se hacen extractos. Esos extractos se diluyen en agua.Y, cuando más los diluyes…¡más sutiles y notables son sus efectos!
Los franceses lo tienen incluido en la seguridad social.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: